TOWER BRIDGE

Tower Bridge se alza sobre el río Támesis y es uno de los mejores y más conocidos puentes del mundo. Se construyó en el año 1894, después de 8 años de intenso trabajo, para mejorar el acceso a la zona este de Londres sin interferir en el tráfico fluvial de la zona y se convirtió en el puente basculante más grande y más sofisticado jamás construído

BUCKINGHAM PALACE

Construído en el año 1703 el Palacio de Buckingham es en la actualidad la residencia oficial de la Reina de Inglaterra y tiene el privilegio de ser uno de los pocos Palacios Reales que a día de hoy todavía permanecen en activo.

CRUCERO POR EL TÁMESIS

Una de las formas más relajadas y bonitas de explorar Londres es a través de un placentero crucero por el Támesis.

ALMACENES HARRODS

Cuando hablamos de compras en Londres inevitablemente nos viene a la cabeza el nombre de los Almacenes Harrods. Harrods comenzó, en 1849, siendo una tienda de ultramarinos y poco a poco fue creciendo a medida que lo hacia el barrio en el que se encontraba, Knigtsbritge.

ADMIRANDO LONDRES DESDE EL LONDON EYE

Si quieres disfrutar de una bellísima panorámica de toda la ciudad de Londres y sus alrededores te aconsejamos que no dejes pasar la ocasión de subir al London Eye, una noria de 135 metros de altura construída en el año 2000 por la compañía British Airways en conmemoración de la llegada del nuevo milenio.

LA TORRE DE LONDRES

La Torre de Londres fue construída en el año 1066 por orden de Guillermo I el Conquistador, al lado del rio Támesis, como elemento de protección ante cualquier ataque que se produjera por vía marítima.



Lo que debes saber antes de viajar a Londres


IDIOMA: al igual que en toda Inglaterra, el idioma oficial de Londres es el inglés, por lo que te bastará un nivel básico-medio para comunicarte tranquilamente por la ciudad. Si no es el caso, entonces es muy recomendable llevarte un pequeño diccionario de frases básicas para turistas.

MONEDA: la moneda oficial de Londres es la Libra Esterlina, denominada en billetes de 1, 5, 10, 20, 50 y 100 libras y en monedas de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 peniques (1 libra equivale a 100 peniques) y 1 y 2 libras. Se puede realizar el cambio de divisas en cualquier entidad bancaria de la ciudad, en horario de 9 a 16,30, o en cualquier casa de cambio. Recomendamos llevarse desde España una cantidad moderada de libras y si se terminan realizar otro cambio en Londres, ya que si lo haces desde España puedes reclamar la comisión a tu entidad bancaria. Siempre será más fácil que te la quite tu propia entidad que no un banco de otro país.

VISADO: para los residentes en estados miembros de la Unión Europea solamente es necesario el DNI en vigor o el pasaporte con una validez mínima de 6 meses, para entrar a Inglaterra.


DIFERENCIA HORARIA: una hora menos que en España.


TARJETAS DE CRÉDITO: se aceptan la mayoría de tarjetas de crédito, aunque en pequeños comercios puede que no dispongan de datáfono (lector de tarjetas), por lo que siempre es recomendable llevar algo de efectivo en el bolsillo para estos casos. Las tarjetas de débito pueden no ser aceptadas en muchos lugares. Asegúrate en tu entidad bancaria qué con el tipo de tarjeta que dispones no vas a tener ningún problema en Londres.

VACUNAS: no se exigen ningún certificado de vacunas para viajar a Inglaterra.

ELECTRICIDAD: los enchufes de Londres son de tres clavijas, por lo que necesitas un adaptador para que funcionen los aparatos españoles. Éste lo puedes adquirir en cualquier ferretería o en el mismo aeropuerto de Londres (su coste aproximado es de 4 euros).

CLIMA: inviernos templados y húmedos y veranos moderados con probabilidades de lluvia en prácticamente todas las estaciones del año, por lo que se hace totalmente imprescindible llevar en la mochila un impermeable.

MEJOR ÉPOCA PARA VIAJAR: por temperaturas, sin duda, julio y agosto son los mejores meses para viajar a Londres, aunque por contra, en estas fechas hay una gran masificación de turistas y los precios tanto de alojamiento como de vuelos son altos. Los meses de mayo, junio y septiembre son una muy buena opción, ya que el clima todavía es agradable, los precios son más bajos y hay menos turistas.

ADUANA: en la actualidad no hay límites par la importación de tabaco y alcohol entre los países del Espacio Económico Europeo. No obstante, en la aduana, te pueden pedir que demuestres que estos productos son para uso personal. Algunos productos como armas, drogas y material pornográfico sí están sujetos al control de importaciones y exportaciones.

Cómo llegar a Londres desde al aeropuerto


Cuando tu vuelo aterrice en Londres te encontrarás, con toda probabilidad, en el aeropuerto Heathrow, uno de los más prestigiosos y transitados del mundo, situado a 32 km. de la ciudad. Para llegar hasta el centro de Londres tienes varias opciones:

- AUTOBUS: La compañia National Express ofrece servicios constantes desde las 5 terminales del aeropuerto hasta la estación central de Victoria y viceversa. La duración del trayecto oscila entre 45 y 60 minutos, dependiendo del tráfico y el precio del billete es de 10 libras (15 libras ida y vuelta). El horario ininterrumpido del servicio es de 05:30 a 21:30 horas. Si llegas más tarde tienes la opción de tomar la línea N9, que también conecta el aeropuerto con el centro de Londres en horario de 00:00 a 05:30 horas.

- TREN: Es, sin duda, la manera más rápida y cómoda de llegar al centro de la ciudad, ya que evitas la posible congestión de tráfico que te encontrarás usando el servicio de autobuses o taxis. El tren Heathrow Express te llevará en tan sólo 15 minutos hasta la estación de Paddington, en horario de 05:15 a 23:23 horas. El precio del billete es de 15,50 libras y lo puedes tomar en cualquiera de las terminales.

- METRO: Es la forma más barata de llegar a Londres. Conecta con el centro de la ciudad a través de la línea de Picadilly, en horario de 05:00 a 23:45 horas, excepto sábados y domingos, que opera de 05:50 a 22:50 horas. El precio del billete es de 3,8 libras y la duración del viaje es de aproximadamente una hora.

- TAXI: Si vas muy cargado de maletas puede ser la opción más cómoda, aunque sin duda la más cara. Puedes tomar un taxi a la salida de cualquiera de las terminales. El precio de la carrera oscila entre las 50 y las 70 libras, dependiendo de la zona de Londres en la que se encuentre ubicado tu hotel. Las tarifas vienen marcadas en los taxis. La duración del trayecto oscila entre 40 y 50 minutos.


OTROS AEROPUERTOS DE LONDRES:



Londres cuenta además con otros cuatro aeropuertos:


- GATWICK: Es el segundo más transitado del Reino Unido. Puedes acceder hasta el centro de Londres a través del tren Gatwick Express, a través del servicio de autobuses ubicados en la planta baja de la terminal sur o a través de taxi.

- LONDON STANSTED: es el tercero más transitado. Está situado al noroeste de la ciudad. Puedes llegar hasta allí con autobús, a través de la compañía Terravisión (18 libras ida y vuelta) o a través de Airbus, que conecta el aeropuerto con el centro mediante Golder's Green. La duración del trayecto en ambos casos es de aproximadamente 90 minutos. También puedes usar el tren Stansted Express, que llega hasta la estación de Liverpool Street. La duración del trayecto es de unos 50 minutos y el precio del billete es de 25 libras.

La última opción es tomar un taxi. El precio medio de la carrera es de 70 libras y la duración del viaje de 60 minutos.

- LONDON LUTON: Está situado al norte de Londres y su principal operadora es Easyjet. Puedes acceder al centro de Londres en autobús a través de las compañías Greenline, Terravisión y Easybus. La duración aproximada del trayecto es de unos 75 minutos y llegan hasta la estación de Victoria, excepto Airbus, que llega hasta Baker Street.

- LONDON CITY AIRPORT: Es el más cercano a Londres, ya que se encuentra situado a tan sólo 9 km. del centro de la ciudad. Es recomendable usar el servicio de trenes para llegar hasta ella a través de Docklands Light Railway.

Qué ver en Londres en tres días

Visitar Londres en tres días

Visitar Londres en 3 días significa acudir directamente a lo básico, sin perder de vista aquellas atracciones fundamentales que permitan recoger tanta historia como tradición de la ciudad como sea posible. Vivirla y respirarla, aunque sea un poco rápido, es posible con 3 días de viaje.

Esta es la ruta propuesta para ver londres en tres días:

Día 1

El primer día puede aprovecharse para ver el Cambio de Guardia en el Palacio de Buckingham,
La ceremonia empieza a las 11,30 horas, de modo que puede resultar interesante estar por la zona cerca de las 10 para dar un paseo por las inmediaciones, por ejemplo desde Green Park (con la parada de metro Marble Arch), para llegar cómodamente a la cita.
Después de ello, cruzando por St James Park, se llega a la Abadía de Westminster, un imprescindible de Londres que, bien visitada, requiere un par de horas de dedicación. A su salida, cerca del río, llegamos al Big Ben y el Palacio de Westminster.
Tras cruzar el Puente de Westminster se llega al London Eye, una noria gigante que ofrece vistas espectaculares de la ciudad mientras se toma un pequeño descanso. En los alrededores existe una variada oferta donde comer. Desde el mismo embarcadero del London Eye se puede realizar un pequeño crucero por el Támesis (40 minutos) que nos aportará, sin duda, una visión diferente de Londres.
Con el horario londinense, las visitas deben aprovecharse sobre todo por la mañana, de modo que después de comer puede ser el momento de visitar Harrods, los grandes almacenes más conocidos de la ciudad y del mundo.
Terminada la visita, un buen lugar para acudir a cenar será Picadilly, con sus luces y su oferta de ocio.


Día 2

Empezando por la Torre de Londres, la visita será larga, por lo que ocupará gran parte de la mañana. Tras conocer sus secretos, el Tower Bridge nos llevará al sur del Támesis, encontrando a la derecha el Ayuntamiento de Londres y el buque de guerra HMS Belfast que deberían contemplarse desde la distancia para dar prioridad a otras atracciones.
Al llegar a la estación London Bridge, podéis tomar el metro a Camden Town, un barrio con personalidad propia dentro de la ciudad que destaca por la cantidad de tiendas, mercadillos y puestos de comida.
Volvemos al metro hasta llegar a Goodge Street, donde es encuentra el Museo Británico, famoso en todo el mundo por contener obras extraordinarias como la Piedra Mosqueta, el Monumento a las Nereidas y una espectacular colección egipcia.
Tras todo ello, un poco de relax en Oxford Street y Regent Street servirá para desconectar de horas de historia. Desde allí se llega a Picadilly Circus, lugar de ocio por excelencia que será un buen lugar donde cenar. Si el primer día ya se ha visitado, recomendamos Chinatown, cerca de este lugar, donde respirar un ambiente diferente y disfrutar de comida típica.

Día 3

El tercer día lo comenzamos visitando la Catedral de San Pablo, junto a la estación de metro St Paul. Allí se puede visitar tanto la cripta como subir a la cúpula.
Desde el metro y llegando hasta la estación de Charing Cross, encontramos Trafalgar Square, una de las plazas más famosas que alberga cerca la National Gallery, uno de los museos más importantes que ofrece obras que visualizar para unas horas.
A pie y en dirección noreste, encontramos Covent Garden, una zona de tiendas, teatros y restaurantes donde comer y pasar la tarde en función del horario de vuelta.

Las 10 cosas que nunca deberías dejar de hacer en Londres


Quizá, sea una osadía plantear solamente diez cosas a hacer en una ciudad con tanta oferta como Londres, pero lo que tratamos en este post es ofreceros las diez cosas que bajo nuestra opinión nunca se deberían dejar de hacer y a partir de ahí, y dependiendo del tiempo de vuestra estancia en la capital inglesa, ir descubriendo otras posibilidades que ofrece esta grandiosa ciudad:

1. Acercarse a Trafalgar Square, una de las plazas más famosas del mundo, mezclarse con su gente y sentir la cultura londinense.

2. Visitar la Catedral de San Pablo, un icono de la ciudad y sede de acontecimientos de relevancia mundial como la ceremonia del príncipe Carlos y Diana o el funeral de Winston Churchill.

3. Dar un relajante paseo por Hyde Park, uno de los pulmones de la ciudad, con su lago serpentine y los curiosos speaker's corner.

4. Visitar el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la Reina de Inglaterra, y contemplar en su entrada un cambio de guardia.

5. Realizar un crucero por el Támesis, explorando la ciudad desde su lado más bello.

6. Profundizar en el arte y la cultura londinense visitando alguno de los mejores museos como el British Museum, National Gallery o Tate Gallery.

7. Visitar la Torre de Londres, con su profundo pasado histórico y contemplar el gran tesoro que guarda en su interior, las Joyas de la Corona.

8. Admirar Londres desde el London Eye, con una vistas sencillamente espectaculares.

9. Ir de compras a alguno de los principales puntos de interés de la ciudad, como el mercado de Portobello en Notting Hill o los famosos Almacenes Harrods.

10. Disfrutar de la vida nocturna y la cerveza londinense en alguno de los mejores pubs de Londres.